Crónica de una despedida I

miércoles, 12 de agosto de 2015







¡Hola romitas! ¿Qué tal estáis? Esta vez estoy aquí no para reseñaros un libro, 
sino para "reseñaros" un viaje que hice este veranito con unas amigas.
Celebrábamos la despedida de soltera de una de ellas. Se nos casaba, bueno ya
está casada, la única de las cuatro que ya está casada.
Para preservar el anonimato de las cuatro, alias
"las gusanitos" (ya veréis el nuevo mote de que viene) 
sólo diré sus iniciales D, A, M y una servidora MA. 
(uy, esto suena como a M.A. del Equipo A)






-PRIMER DÍA-
    Todo comenzó un viernes. Fuimos un fin de semana de despedida de soltera, ¿a dónde? A Valencia, nosotras somos de Sevilla y de un pueblo cercano a la capital, así que nos hacía mucha ilusión irnos bien lejos a pasarlo bomba: reir, disfrutar, ponernos al día... No penséis mal, eh. A todo esto, la novia era la única que no sabía a dónde se dirigía, iba a ciegas. 

     Llegamos a la estación primero la novia (D) y yo (MA) que veníamos de un pueblo, así que nos pusimos a esperar a M y A que llegaran. La novia estaba nerviosita de verse allí y no saber qué iba a pasar, yo nerviosita de que todo comenzara y pudiera saber ella a dónde la llevábamos. Intentaba despistarla un poco diciéndole que aunque estuviéramos en la estación lo mismo no nos montábamos en tren... Al ratito llegaron A y M y como teníamos preparadas unas camisetas molonas de "me caso" y "amiga de la novia" nos fuimos al baño a hacer nuestras necesidades para disimular y ponernos la camiseta, ya que la novia no sabía que las habíamos hecho. Entramos al baño y... ¡SORPRESA! Vaya camisetas chulas nos hicimos...Vamos a ponérnosla. Entramos una a una al baño. Llegó mi turno, todo perfecto hasta que a la hora de salir..."¿dónde está la manilla de la puerta?¡Chicas!¡Abridmeeee!¡Que no puedo abriiiiirrr!" Una que sufre de claustrofobia, imaginaros... No había caido en abrirla desde arriba o desde abajo. A todo esto, D, A y M muertas de risa.

     Vámonos para el tren, porque sí D, nos vamos en tren al destino. ¿Dónde será? Esperemos que D no lo vea, para ello M se encargaba de ir la primera con los billetes y entregarlos, pero nada más que entras en el andén hay multitud de letreros luminosos donde pone el destino, o en la puerta del vagón o dentro del vagón. ¡¡Ups!! La novia sabe a donde nos dirigimos... ¡A Madrid! Ella súper contenta, ya que sólo había estado en la Warner, así que nosotras le decíamos: "pues ahora vas a conocerla mejor" ¿Seguro? ;)
     Llegando a Madrid habíamos planeado ponerle un pañuelo en los ojos a D hasta subirse al tren para que no supiera el siguiente destino, puesto que en Madrid no nos quedábamos. Pero no contábamos con que al bajarnos del tren hubiera una chica con un mega cartel donde ponía VALENCIA y además gritaba: "¡¡¡los de Valencia en esta fila!!!". Claro, teníamos que ponernos en la fila. Ea, ni pañuelo ni leches, ya lo sabía... Bueno, pues a D no hubo más remedio que decirle que el destino era Valencia.
     Después de 5 horas en total, llegamos a Valencia. ¡Por fin! Foto en la estación de Joaquín Sorolla, hubo alguna por ahí que dijo: "¡¡esto tiene premio!!". Ya me entendéis, jajaja. Antes de salir de la estación, llamamos al chico del apartamento y quedamos en la oficina para recoger las llaves. Pues salimos a buscar un taxi, y así llegaríamos antes. Y al poner un pie fuera de la estación.... ¡¡ZAS!! Ostras, que "bofetá" de calor... Como diría Mauricio Comenero:

mauricio colmenero pero esto que es

     Mira que las cuatro venimos de una tierra donde hace mucha calor, que Sevilla tiene fama de eso... pero ese calor no era normal, le caían a una los sudores por la frente como las catarátas del Niágara. Madre mía, madre mía... Bueno, al taxi. ¡¡Ufff, qué fresquito!! Entramos: "hola, buenas. A la calle...". Respuesta del taxista: "¿andaluzas verdad?". ¿¿Eing?? ¿Tanto se nota? Pues nada el viaje muy ameno con el taxista que no paraba de moverse (¿verdad A?) hasta nuestro destino, haciendo el taxista de guía turístico también.

    Llegada a la oficina, ¡dios qué fresquito! Aquí nos quedábamos lo que hiciera falta. Nuestro amigo de la agencia (llamémosle I) nos explicó con un mapa dónde estábamos, dónde podíamos ir, dónde comer, qué transporte coger, sitios de marcha dónde bailar y que él nos puso en listas VIPS... La verdad que se portó genial, "AUPA I..." Fuimos al apartamento. Qué bonito, luminoso, limpio, cuidado, todo nuevo, con todo lo que nos podía hacer falta y más... Nos encantó. Son los apartamentos City Beach, os lo recomendamos cien por cien. Están genial y el trato de las personas que lo llevan mejor. Están en todo para ayudaros. 

     Una vez instaladas salimos a comer cerquita porque teníamos que volver al piso pronto a ponernos el bañador e ir a la playita. Salida a la calle nuevamente. ¡ZAS, ZAS! "bofetá" doble... Por favor, pero este calor no es normal, que sales y ya estás como un pollo asado sudando... Rápidamente nos metimos en un bar y a comer. Una vez que terminamos, al apartamento a cambiarnos y disfrutar unas horillas de la playa, ya que a eso de las 20:00h teníamos una sorpresa para D. En la playita muy bien, tomando el sol y cada dos por tres se escuchaba: "¡¡M saca el palo!!", "¡¡MA el móvil!!". Y nada, haciéndonos selfies para recordar el momento: con sombrero, sin sombrero, con morritos, en postura... Nunca me he hecho más fotos como en este viaje. Yo que no soy de fotos... Pero A y M son forofas del palo y las fotos. Después de estar un rato al sol D y M decidieron probar el agua en la orilla, mientras A y yo nos quedábamos charlando en las toallas. A los 10 minutos vinieron las dos: "ufff, qué agua... es caldo de puchero", "yo no me puedo bañar así, no me apetece", "parece que está puesto el termo". A esto que miramos la hora. Oh oh... Momento de irse. Le dijimos a D de dar un paseo hasta el puerto de Valencia y así ver qué tal era. Sí, un paseo era eso precisamente...

     Nos pusimos en marcha. M y una servidora delante. D y A detrás. M mirando la hora: "que no llegamos", "que lo perdemos", "hay que ir más rápido", "¿dónde está el puerto?", "¿pues no estaba más cerca?". Por supuesto, D se olía algo porque eso de paseo no tenía nada. Eran los 1000 metros lisos lo que estábamos haciendo. Y esa calor húmeda, pegajosa... "¿dónde coñ... está el abanico?", "andando rápido y buscarlo en el bolso a la vez no puedo", "MA, diles a D y A que anden más rápido que no llegamos". Allá voy yo: "¡Niñas, más rápido!". Claro, D que la pobre tiene asma la teníamos "ahogá" con este "paseito". 
¡¡Llegamos!! "¡¡Esta es otra sorpresa D: una paseo en catamarán para ver la puesta de sol!!". D con cara de susto nos contestó: "¿en barco? Andaaa, esto no me lo esperaba... Espero no marearme que yo en esto...". Ay dios, la hemos liado. La novia se marea en barco, bueno no creo que un catamarán se mueva mucho... Después de más fotos y selfies "¡¡¡el palooo!!!" nos montamos en el catamarán. ¡¡Qué guay!! ¡¡Qué fresquito!! Venga más fotos... Además teníamos cava gratis.

valencia paseo catamarán cava playa mar

     A ratos preguntábamos: "¿D, estás bien?". Respuesta de D: "Sí, voy bien" (pero su cara decía otra cosa...). En esto que el catamarán coge algo de velocidad, las olas lo movían.... ¡¡uuuuoooooo, uuuoooooo!! D no hacía nada, sentadita y sin ganillas de ná, ni fotos ni ná... "D, ¿cómo vas?". Respuesta de D: "me estoy mareando, asi que me siento aquí, ya se me pasará". A, la acompañó en ese momento poniéndose a su lado. "Ayy D, hija que no sabíamos que te mareabas sino no lo hubiéramos hecho". Respuesta de D: "no pasa nada".

     Mientras veíamos la puesta de sol, el capitán nos dejó el timón para hacernos fotos y un chico de la tripulación nos dijo: "¿queréis haceros una foto chula?". Respuesta de nosotras: "si no ponemos en peligro nuestras vidas, sí". Respuesta del chico: "noo, poniendo las manos como si cogiérais el sol". Nosotras: "ah vale". Respuesta de D: "chicas ustedes haceros las fotos que queráis, a mi dejadme aquí. Yo no quiero ni fotos ni ná", jajajajaja. Pobre D, nos la íbamos a cargar... Nos hicimos fotos intentando coger el sol, y digo intentando porque después de ver las fotos como que no cogimos nada.

puesta sol valencia coger

  La llegada a puerto fue mejor, ya no había tanto oleaje y D se recuperó pero, el viajecito en catamarán no creo que lo olvide ni ella ni nosotras. Y la puesta de sol, preciosa.

puesta sol valencia catamarán barco

     Como ibamos tardecillo, decidimos comprar comida para llevar y cenar en el apartamento. Mientras esperábamos en la cola que nos dieran la comida, qué calor otra vez... Qué ascoooo. La ropa pegada al cuerpo y mojada del sudor. Esto no me pasa a mi en Sevilla, ¡¡qué diferencia la calor húmeda de la seca!! Cenamos, nos duchamos, nos arreglamos y de marchuqui ¡¡¡a mover el esqueleto!!! Entramos en una disco que nos recomendó el chico del apartamento ya que nos puso en lista "AUPA I..." A la entrada, la disco nos encantó, AKUARELA, con barras por todos lados, una decoración muy luminosa...Todo bien hasta ahí. Pero ya empezó a entrar gente, venga gente... venga gente... y la temperatura subía, subía... Nosotras: "ojú, qué caló", "estoy chorreando por las piernas y espalda", "déjame el abanico D" (la unica que llevaba uno), "así no sudo yo en Sevilla", "si es que se te quitan las ganas de tó", "ya no tengo ni rizos, tó se me ha caido con esta calor", "mañana salgo con un moño"... Después de calor y bailoteo y unas copichuelas a 9€ y 11€... decidimos irnos al apartamento a descansar. Nuestro primer día de despedida terminaba así.

tumblr_m46g6gKn311qeii60o1_400.gif (400×179)
Nosotras bailando ;)
                                  

CONTINUARÁ...

10 comentarios:

  1. Y yo que creía que en Sevilla hacía más calor que en Valencia, pero leyendote está claro que no, jejejeje, es la humedad que hace que sea inaguantable, aquí ya estamos acostumbrados al agua caldosa de la playa. Por lo menos os lo pasasteis bien. Espero la segunda parte. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso lo pasamos tan mal, la calor no es la misma, esa es húmeda y la nuestra seca.
      Pero como lees no lo pasamos nada mal.
      El miércoles que viene la 2° parte. ;)

      Eliminar
  2. Que exagerá....................... calorrrrr. Andaluza tenías que ser. ¿En Valencia calor? Vete a Madrid la semana pasada como yo y verás como sube desde el asfalto, eso es calor aja jajaja
    Y me pregunto yo ¿los gusanitos? en la segunda parte.
    Me alegro que os lo pasaseis tan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de exageración, que una vive en Sevilla y sabe lo que son 48°, jajaja.
      Pero claro, es nuestra calor. Aquelka tan húmeda es distinta. ;)
      Uy, "las gusanitos" nos ha dado para muchas risas, ya verás ya... :D

      Eliminar
  3. eso el primer dia?? una despedida de varios dias, tomare nota XD

    ResponderEliminar
  4. Peazo de despedida. Enhorabuena a la recien casada. Un besote guapa "Libros, historias y yo"

    ResponderEliminar
  5. Ale como os lo pasáis eh. Que risa con lo de la puerta del lavabo. A mí me ha pasado alguna vez, la suerte es que no tengo claustrofobia ni nada por el estilo. Y lo del catamarán un puntazo jajaja. Que llevéis a la novia como sorpresa y se empiece a marear tela jijiji. Aunque es un detalle súper bonito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate la que liamos, y la novia no tenía ni idea, jajajaja. Esta nos la guarda. ;)
      Pero lo pasamos genial y nos reimos mucho. :D

      Eliminar

¡Hola! Este blog se alimenta de comentarios. Anímate y déjame uno. Sólo os pido que:

- No dejéis enlaces a vuestros blogs, se considera spam y lo borraré. Os devolveré la visita en cuanto pueda pinchando en vuestro nombre.
- No hagáis spoiler.
- Se aceptan opiniones negativas y positivas, pero siempre desde el respeto.
- Me reservo el derecho de eliminar comentarios ofensivos o con el fin de autopromocionarse.

Mil gracias.