LUISA SIEMPRE VA CON PRISA, TIMOTHY KNAPMAN

sábado, 20 de julio de 2019



TIMOTHY KNAPMAN ~ PICARONA ~ 32 PAG.



'Luisa siempre va con prisa' es un cuento que no esperaba de la autora/ilustradora Gemma Merino. Desde que la conocí gracias a la editorial Picarona con sus anteriores cuentos, esta mujer me ha ido conquistando en cada uno de ellos. En esta ocasión actúa de ilustradora pero sigue teniendo la esencia que ella refleja. El autor es Timothy Knapman, un británico que ha escrito obras de teatro y musicales infantiles entre otras cosas. 

La protagonista de este cuento es Luisa, una liebre que se toma la vida siempre con prisa. Va rápido allá por donde pasa y ve el mundo borroso totalmente debido a esa rapidez. Cuando se para a hablar con algunos amigos animales lo hace casi sin respirar, y ellos casi no la entienden.

A veces coge su patinete y casi vuela con él de un sitio para otro, esquivando obstáculos y animales que se pongan en su camino. Siempre está en peligro pero no se da cuenta. Hasta que un día tuvo un accidente y acabó de cabeza en un estanque.

Tuvo la suerte de que allí pescaba Tom, la tortuga. La ayudó  a salir y comprobó como el patinete estaba completamente roto, pero Tom se ofreció a arreglárselo aunque lo haría a su ritmo. Y es que Tom para todo era muy lento: desayunaba tan lento que llegaba la hora del almuerzo, hablaba tan despacio que los animalillos se dormían... Todo al contrario que Luisa.

Luisa estaba desesperada porque Tom fuera tan lento arreglando su patinete, pero con la pierna accidentada tampoco podía hacer mucho, solo esperar. De esta forma se dio cuenta de otras cosas: cuando comía, la comida le sabía de otra manera; cuando paseaba veía el mundo de otra manera, más bonito, y eso le encantó. 

Cuando su patinete estuvo listo, Tom le pidió disculpas a Luisa por tardar tanto pero Luisa solo le agradeció el haber hecho que viera la vida de otra manera y conocer el mundo tal y como era. Así que juntas se fueron en patinete a dar una vuelta.

Como podéis leer, este cuento es un claro reflejo a cómo nos estamos tomando la vida muchas personas. En la sociedad de hoy en día, por rutinas y el ritmo acelerado que tenemos no nos paramos a ver lo que nos sucede alrededor y a veces, puede traer consecuencias. Este cuento nos anima a pararnos de vez en cuando y poder observar y vivir la vida que tenemos. 

Os lo recomiendo ya que el cuento creo que a partir de 5-6 años pueden entenderlo perfectamente y es además una preciosidad. Si aún no conocéis a la autora Gemma Merino, os dejo los links a los cuentos de ella que tengo por el blog, merecen la pena tenerlos todos.



*Gracias Picarona por seguir apostando por estos cuentos*


4 comentarios:

  1. hola! que encantadora Picarona, ojala la vea pronto! gracias fieltro por traerla, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  2. Q bonito, me gustaba leer de liebres :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola cielo!
    Me encanta este cuento, y es que es tan verdad como la vida misma, últimamente no vemos lo hermoso que tenemos por las rutinas, las prisas, el trabajo... estamos tan ocupados que no tenemos casi tiempo para nada... me encanta esos cuentos.
    Gracias por compartirlo, un besote enorme.

    ResponderEliminar

¡Hola! Este blog se alimenta de comentarios. Anímate y déjame uno. Sólo os pido que:

- No dejéis enlaces a vuestros blogs, se considera spam y lo borraré. Os devolveré la visita en cuanto pueda pinchando en vuestro nombre.
- No hagáis spoiler.
- Se aceptan opiniones negativas y positivas, pero siempre desde el respeto.
- Me reservo el derecho de eliminar comentarios ofensivos o con el fin de autopromocionarse.

Mil gracias.